Participación Ciudadana

La Participación Ciudadana en políticas públicas corresponde a la acción a través de la cual la ciudadanía, tanto organizada como de forma individual, se hace parte de los procesos de toma de decisiones sobre cuestiones que le afectan.

Los mecanismos de base individual ponen su énfasis en la capacidad de reflexión y de diálogo de los ciudadanos comunes y pretenden dotarlos de la información, el entorno y el tiempo necesarios para permitir que pueda participar aportando sus necesidades y su sentido común.
En tanto, los mecanismos de base colectiva, tienen por finalidad establecer un canal formalizado de interlocución y diálogo con representantes de grupos reconocidos.

Es posible distinguir al menos cuatro niveles de participación:
  • Información: las autoridades generan espacios para mantener a la ciudadanía informada respecto de las actividades que realizan. Pueden informar también acerca de sus definiciones estratégicas y los recursos disponibles para la gestión.
  • Consulta: las autoridades abren espacio de consulta a la opinión de la ciudadanía sobre determinadas materias a modo de audiencias públicas, cabildos, plebiscitos, etc.
  • Decisión: si la consulta es vinculante, los ciudadanos participan también en la toma de decisiones. Puede tratarse de una participación acotada a una decisión particular o extenderse a un amplio rango de acciones y decisiones de la gestión local, como ocurre por ejemplo, cuando se dan procesos de planificación participativa.
  • Control social: las autoridades rinden cuentas a la ciudadanía respecto de los compromisos establecidos y esta última posee facultades para vetar a las autoridades en caso de incumplimiento.
Fortalece la gestión públicaEl concepto de Participación Ciudadana amplía la concepción tradicional de sufragar para ser “representado” por los gobernantes, a una participación entendida como la incorporación de la sociedad civil en la gestión de las políticas públicas. Esto lleva implícito una relación de cooperación entre sociedad y quienes actúan en la Administración del Estado que debe ser reflejado en marcos institucionales duraderos. La importancia de la participación ciudadana
  • Incrementa la eficiencia y la eficacia de las decisiones
  • Mejora la calidad de las políticas públicas que se implementan desde el nivel local
La participación aparece como un fin en sí mismo, vinculado a la profundización de la democracia. Esta apuesta radica en la valoración de lo público como el espacio para la interacción de los ciudadanos con el Estado, el rescate de la dimensión de integración social que tiene la participación y la necesaria relación entre participación y derechos de ciudadanía.

Descargar Planilla de Diagnóstico

Descargar Planilla de Diagnóstico